La casa CUBO, diseñada por Studio MK27, está ubicada en Sao Paulo, Brasil y es una construcción que muestra un evidente gusto por el hormigón a nivel estructural, hormigón que se deja ver en su estado puro y natural fusionado con contemporáneos acabados metálicos.

Rodeada por una exuberante vegetación, la vivienda cuenta con una planta baja abierta cuyo interior se oculta bajo paneles metálicos.

El techo de madera ayuda igualmente a acrecentar el sentido natural de la casa, mientras que el interior es luminoso y ventilado y se conecta con el exterior gracias a las ventanas de importante tamaño y estratégica ubicación incluidas en el diseño.