A pesar de parecer un tema de fácil solución, debemos tener mucho cuidado al momento de decidir la ubicación y distribución de los cuadros para cada ambiente de nuestra casa.

En principio debemos tomar en cuenta el color de las paredes para lograr armonia entre estas y los cuadros. Es importante también tener en cuenta el tipo de marco, éste define el estilo del cuadro y por tanto del ambiente donde queremos ubicarlo.

Una vez que tenemos elegidos los cuadros para cada ambiente debemos pensar en la distribución y la cantidad que vamos a colgar.

La distribución puede ser simétrica o asimétrica y se pueden colgar uno o mas cuadros, todo dependerá del espacio que dispongamos para la ubicación de éstos.

Para lograr que los cuadros sean apreciados y llamen la atención, lo ideal será ubicarlos de tal forma que no denote esfuerzo visualizarlos (ni muy arriba ni muy abajo).

En la actualidad la tendencia de distribución es libre, se puede colgar un solo cuadro, combinar varios, lograr el sentido vertical u horizontal e incluso combinarlos con muebles.

Como podemos ver en la imagen, la distribución es asimétrica con la que se logra dar vida al ambiente y a la vez armonía con la de decoración, el color de los muebles y paredes.