Si decidimos decorar el baño con un color especifico, en este caso el rojo, tenemos muchas formas de combinar el color sin saturar el espacio.

Podemos por ejemplo elegir los sanitarios rojos y los demás accesorios y paredes en colores más neutrales. Así logramos que el centro de atención sean los sanitarios, pero podemos también escoger toallas, paredes, cerámico o pisos en rojo

Pero debemos tener muy en cuenta lo siguiente, si somos de las personas que preferimos cambiar temporalmente el color en los ambientes, podemos desechar la idea de escoger el color rojo para pisos, cerámicos o sanitarios, estos tres elementos no son de los que podemos quitar y cambiar muy a menudo.

En la imagen podemos observar un baño moderno en tonos rojo y blanco, a pesar de ser el rojo un color agresivo, el blanco crea el equilibrio perfecto, haciendo del ambiente un espacio que transmite estilo, elegancia y tranquilidad.