Siempre he resaltado que el color es el encargado de imprimir estilo y aportar determinado aspecto a los ambientes. Sin duda e color determina el estado de ánimo que los dueños de una casa quieren transmitir a los demás.

Por tanto es labor bastante cuidadosa elegir los colores para trasmitir lo que queremos y no crear un auténtico desastre en el intento. Recuerda que la fachada de tu casa es la “carta de presentación” al interior.

La elección empezará por elegir entre los colores que prefieres y además combinen con los del interior.

Todos tenemos uno o más colores preferidos, puedes pensar tranquilamente en estos para aplicarlos en el exterior de tu casa pero recuerda no combinar dos colores con los mismos tonos, busca siempre complementos, si te gusta el color azul marino, intenta combinarlo con uno neutro claro para que logres lucir el color iluminándolo con el color claro.

Y cuando tengas los colores escogidos, analiza su distribución, recuerda que la idea de combinar colores es mejorar, acentuar y crear ilusión óptica.

Te ayudara hacer un boceto de la fachada en papel y pintar las zonas combinando los colores para que determines donde aplicar cada color y lograr el efecto que buscas.