Si hay una ventaja que vale la pena remarcar en los niños y sus espacios es que a ellos podemos vestirlos con ropas y colores de lo más divertidos y nunca se verán mal, lo mismo para su habitación, esta puede ser todo ejemplo de imaginación y arte y nunca dejara de gustar. A continuación dos ideas para convertir el cuarto de tu hijo en un verdadero palacio. La primera es una habitación para niño cuya cama es mucho más que una simple cama, “Prince Edward Loft Bed” es todo un castillo hasta con torre, pero, si bien es cierto, esta cama es original, su funcionalidad no queda atrás ya que la cama que está en la parte alta tiene las escaleras muy bien disimuladas dentro de la torre por donde tu hijo podrá ascender y descender, además de la rampa ubicada a la altura de la cabecera que cumple el rol de salida de emergencia y tobogán. La parte baja o primer nivel del castillo es un espacio ambientado a manera de rincón de juegos con lo que queda demostrado que cada espacio de este castillo está muy bien utilizado. La segunda habitación cuenta con dos puntos importantes: el primero es el mural que cubre toda la habitación con el clásico tema de cuento de hadas con el castillo y el entorno natural. El segundo punto tan importante y encantador como el primero es la cama “Princess Carriage Bed”, una pieza con la forma de un carruaje en el que hasta la escalera de acceso se ha recreado. Dos ideas fabulosas que puedes empezar a armar en la habitación de tu hijo, haz click aquí para saber al detalle las características de cada cama.