Un ejemplo divertido de reciclaje es el que podemos ver en esta lámpara que esta hecha con más de trescientas pelotas de ping pong distribuidas con forma cilíndrica para dar forma a la pantalla de una lámpara de techo divertida y moderna.

Las pelotas blancas han sido simétricamente colocadas a mano y como resultado podemos ver un accesorio reciclado y 100% útil, pues la ligera transparencia de las pelotas permite que la luz atraviese la pantalla e ilumine los ambientes sin ningún problema.