Echando un vistaso a la imagen de este artículo podremos comprobar todo lo que podemos hacer con un poco de gusto e imaginación en un espacio realmente pequeño.

Se trata de un minidepartamento, acondicionado en el ático de una vivienda, que tiene una área de 63 metros cuadrados, de los cuales la terraza ocupa 10 metros cuadrados.

No cabe duda que la paleta de colores elegida para el espacio ayuda mucho a ampliar el lugar, pero éste no es el único punto a favor, podemos ver también que la distribución de los ambientes ha sido fundamental para lograr un departamento, aunque pequeño, bastante cómodo y funcional, esto sumado a la importancia que han dado al tema de iluminación natural, ya que el departamento cuenta con gran cantidad de ventanas distribuidas a lo largo del área.

La imagen nos muestra una vista general de casi todo el departamento revestido de blanco, el salón, con un encendido sofá rojo, otorga el toque de color a todo el espacio. Así mismo podemos ver como, las ventanas, permiten el paso de luz natural, iluminando el lugar y además llenándolo de vida.

Un lugar pequeño pero con todas las comodidades que podemos desear para vivir confortablemente.